A TODOS LOS INTELECTUALES HONESTOS, PROGRESISTAS, DE IZQUIERDA Y CRITICOS DEL SISTEMA
AL PUEBLO DE MEXICO
HERMANAS, HERMANOS, CAMARADAS:

El Partido Democrático Popular Revolucionario-Ejército Popular Revolucionario (PDPR-EPR), se dirige a ustedes porque son quienes cuentan con las herramientas e información que la gran mayoría del pueblo mexicano no tiene ni conoce, ya que ustedes saben que la violencia gubernamental que todos estamos padeciendo, en su mal llamada “guerra contra el narcotráfico” no es más que un pretexto, parte de la estrategia global imperialista estadunidense y en particular de su subordinado el Estado mexicano que la instrumenta en nuestro país.

Ustedes han constatado por medio de análisis, informes, cifras… ¡CONOCIMIENTOS!, que esta violencia es un terrorismo de Estado resultado de la doctrina de Defensa y Desarrollo Interno (DDI), continuidad de su estrategia contrainsurgente y de guerra de baja intensidad creada por Estados Unidos como el principal depredador del mundo para continuar interviniendo en cualquier lugar del planeta indirecta y directamente en función de continuar despojando a los pueblos de sus riquezas naturales y culturales, sin importarles más que sus propios intereses, en contra de los movimientos populares organizados y movimientos revolucionarios.

Les hacemos un llamado porque es una verdadera desgracia que sólo cuando la violencia afecta a seres queridos, a personas cercanas, conocidas o personalidades públicas sea posible reaccionar de manera personalizada y brindar no sólo una solidaridad formal sino unirse a la acción popular indispensable, no sólo necesaria en estos momentos, que refuerza las iniciativas de quienes han sido directamente afectados fortaleciéndolas y rompiendo las barreras que por un lado el Estado ha impuesto y prohijado entre todos con diferencias sutiles y por el otro aquellas diferencias que nosotros mismos alimentamos de manera egoísta al no elevar las miras en beneficio (no sólo personal) de todo el pueblo mexicano.

Hemos reiterado en nuestros Comunicados y nuestro periódico El insurgente que amamos la paz, por esta razón a petición de la Comisión de Mediación (COMED), callamos la razón de nuestras armas para: en primer lugar, dar paso una vez más a la razón de la palabra sin resultado alguno hasta el momento en el esclarecimiento del delito de lesa humanidad de desaparición forzada cometido en la persona de nuestros compañeros Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez y más de cinco mil mexicanos sin importar su estatus social y es por esta razón que les solicitamos que sumen a nuestros compañeros en las constantes denuncias que realizan a través de los medios escritos, de radio o tv, conferencias… y no sólo a nuestros compañeros sino a estos más de cinco mil ciudadanos que tienen nombre, edad, sexo y familias desesperadas por conocer su paradero.

Esta situación que se ha venido dando desde los setenta cuando hubo más de setecientos detenidos desaparecidos hasta ahora durante el gobierno de Luis Echeverría Álvarez y subsecuentes gobiernos del régimen priista.

En segundo lugar, porque decidimos no continuar siendo el pretexto del gobierno panista para continuar instrumentando la doctrina norteamericana de Defensa y Desarrollo Interno (DDI), con el parapeto de “su” guerra contra el narcotráfico, actividad delincuencial que si bien existe es un fenómeno creado, alimentado y agigantado por el propio gobierno federal al obedecer órdenes de la Casa Blanca y el pentágono como ustedes bien lo saben.

Ahora bien, consideramos que se acerca el momento en que ustedes intelectuales filósofos, economistas, abogados, sociólogos, médicos, escritores, poetas, periodistas, moneros maestros, ¡TODOS JUNTOS, UNIDOS!, todos los que por años y años han escrito libros, análisis, ensayos y artículos en revistas y periódicos que han impartido conferencias de todo tipo y magistrales, aterricen, lleven a la práctica lo que han pregonado porque de lo que se trata es de transformar esta realidad que a todos nos lacera no sólo de describirla. Es el momento de la unidad, una necesidad histórica e inaplazable que depende de todos y cada uno de nosotros.

No se trata de que los partidos y grupos revolucionarios demos oportunidad a la vía pacífica para la transformación radical de nuestro país sino de que ustedes con su gran bagaje científico y cultural den la oportunidad al pueblo mexicano de no continuar siendo explotado y despojado de sus riquezas naturales y culturales, de no continuar muriendo “pacíficamente” de inanición por la hambruna a la que estamos siendo sometidos, de enfermedades curables, ejecutados a mansalva extrajudicialmente por un ejército federal, fuerzas armadas, aéreas, grupos policiacos y paramilitares cuyos mandos hace mucho dejaron de proteger al pueblo para cebarse en él por sus ambiciones económicas y de poder y la impunidad que los cobija desde el Estado mexicano y sus poderes fácticos.

Sabemos que ya muchos de ustedes participan de manera activa, que ha dejado de ejercer su autocensura a pesar de los riesgos que corren y hacemos un llamado a quienes no lo han hecho a que venzan sus temores para que crezca no sólo el clamor por la justicia sino la fuerza del pueblo mexicano dentro de la unidad, la fraternidad, la solidaridad y la capacidad para cambiar la injusta situación cada vez más agudizada que estamos viviendo.

La esencia de la situación que hoy estamos viviendo en México y eso ustedes lo saben, es que Estados Unidos está estableciendo una cabeza de playa en Cd. Juárez, Chihuahua, para una invasión directa a nuestro país a través de los ya archiconocidos mercenarios internacionales de la ONU, los Cascos Azules, razón por la cual en complicidad y vil obsecuencia los gobiernos priistas y panistas llevan años creando el “escenario perfecto” cuasi Hollywoodense incluida campaña propagandística comercial del duopolio televisivo mexicano.

Y no se trata de la farsa tras la cual disfrazaba el Partido Comunista Mexicano en el siglo pasado su reformismo y oportunismo sino de una real posibilidad de invasión directa cuyo avance de preparación podríamos impedir sólo si logramos unir nuestros esfuerzos, acciones y objetivo principal: preservar nuestro territorio y rescatar nuestra soberanía.

¡POR LA UNIDAD, QUE ES UNA NECESIDAD HISTÓRICA E INAPLAZABLE!
¡POR LA PRESENTACION DE TODOS LOS DETENIDOS DESAPARECIDOS!
¡POR LA LIBERTAD DE TODOS LOS PRESOS POLITICOS Y DE CONCIENCIA DEL PAIS!

¡POR LA REVOLUCION SOCIALISTA!
¡VENCER O MORIR!
¡POR NUESTROS CAMARADAS PROLETARIOS!
¡RESUELTOS A VENCER!
¡CON LA GUERRA POPULAR! ¡EL EPR TRIUNFARA!

COMITE CENTRAL
DEL
PARTIDO DEMOCRATICO POPULAR REVOLUCIONARIO
PDPR

COMANDANCIA GENERAL
DEL
EJERCITO POPULAR REVOLUCIONARIO
CG-EPR

Año 47.
República mexicana, a 3 de mayo de 2011.