En un comunicado de prensa, la Secretaría de Seguridad Pública estatal identificó a este individuo como Antonio N, de 49 años, a quien se le acusa de homicidio y secuestro, incluido el de un ex diputado federal.

La captura se logró mediante la coordinación de autoridades de Baja California y la Procuraduría General de Justicia de Guerrero, de acuerdo con los datos oficiales.

Según las investigaciones, es responsable de delitos cometidos en diferentes municipios de Guerrero.

Entre sus víctimas, presuntamente se encuentra el ex diputado federal Héctor Pineda Velázquez, quien fue secuestrado el 31 de julio del 2002 en el municipio de Coyuca de Catalán, Guerrero, por lo que en el 2003 se dictó orden de aprehensión en su contra.

En su momento, los secuestradores exigieron un rescate de 3 millones de pesos, pero recibieron un millón 50 mil pesos. Finalmente en ex legislador fue rescatado tras 36 días de cautiverio.

Otro hecho delictivo que se le imputa ocurrió en Ciudad Altamirano, Guerrero, el 7 de agosto de 1999. La víctima fue un médico cirujano identificado como Rodrigo Borja García, por el que había orden de aprehensión girada en el 2003.

La SSPE informó que para lograr la captura de este sujeto, Guerrero había solicitado la colaboración de otras entidades.

Su captura requirió varios meses de trabajo de inteligencia. En Ensenada se dedicaba a la venta de crema comestible y residía en la colonia Hidalgo de ese municipio.

para el Gobierno es màs peligroso un luchador social, que un narcotraficante, para el inocente la tortura, para el corrupto negociacion, asi las cosas es Mexico… tengo mis dudas como cualquier mexicano, porque se persigue y ostiga al luchador social, mientras los narcotraficantes viven tranquilos, mandando a ejecutar a cuanta persona quiere. si lo agarraron vendiendo crema para el consumo humano, ¿ en verdad es un secuestrador? ¿trabajo de inteligencia?

 

 

A TODOS LOS INTELECTUALES HONESTOS, PROGRESISTAS, DE IZQUIERDA Y CRITICOS DEL SISTEMA
AL PUEBLO DE MEXICO
HERMANAS, HERMANOS, CAMARADAS:

El Partido Democrático Popular Revolucionario-Ejército Popular Revolucionario (PDPR-EPR), se dirige a ustedes porque son quienes cuentan con las herramientas e información que la gran mayoría del pueblo mexicano no tiene ni conoce, ya que ustedes saben que la violencia gubernamental que todos estamos padeciendo, en su mal llamada “guerra contra el narcotráfico” no es más que un pretexto, parte de la estrategia global imperialista estadunidense y en particular de su subordinado el Estado mexicano que la instrumenta en nuestro país.

Ustedes han constatado por medio de análisis, informes, cifras… ¡CONOCIMIENTOS!, que esta violencia es un terrorismo de Estado resultado de la doctrina de Defensa y Desarrollo Interno (DDI), continuidad de su estrategia contrainsurgente y de guerra de baja intensidad creada por Estados Unidos como el principal depredador del mundo para continuar interviniendo en cualquier lugar del planeta indirecta y directamente en función de continuar despojando a los pueblos de sus riquezas naturales y culturales, sin importarles más que sus propios intereses, en contra de los movimientos populares organizados y movimientos revolucionarios.

Les hacemos un llamado porque es una verdadera desgracia que sólo cuando la violencia afecta a seres queridos, a personas cercanas, conocidas o personalidades públicas sea posible reaccionar de manera personalizada y brindar no sólo una solidaridad formal sino unirse a la acción popular indispensable, no sólo necesaria en estos momentos, que refuerza las iniciativas de quienes han sido directamente afectados fortaleciéndolas y rompiendo las barreras que por un lado el Estado ha impuesto y prohijado entre todos con diferencias sutiles y por el otro aquellas diferencias que nosotros mismos alimentamos de manera egoísta al no elevar las miras en beneficio (no sólo personal) de todo el pueblo mexicano.

Hemos reiterado en nuestros Comunicados y nuestro periódico El insurgente que amamos la paz, por esta razón a petición de la Comisión de Mediación (COMED), callamos la razón de nuestras armas para: en primer lugar, dar paso una vez más a la razón de la palabra sin resultado alguno hasta el momento en el esclarecimiento del delito de lesa humanidad de desaparición forzada cometido en la persona de nuestros compañeros Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez y más de cinco mil mexicanos sin importar su estatus social y es por esta razón que les solicitamos que sumen a nuestros compañeros en las constantes denuncias que realizan a través de los medios escritos, de radio o tv, conferencias… y no sólo a nuestros compañeros sino a estos más de cinco mil ciudadanos que tienen nombre, edad, sexo y familias desesperadas por conocer su paradero.

Esta situación que se ha venido dando desde los setenta cuando hubo más de setecientos detenidos desaparecidos hasta ahora durante el gobierno de Luis Echeverría Álvarez y subsecuentes gobiernos del régimen priista.

En segundo lugar, porque decidimos no continuar siendo el pretexto del gobierno panista para continuar instrumentando la doctrina norteamericana de Defensa y Desarrollo Interno (DDI), con el parapeto de “su” guerra contra el narcotráfico, actividad delincuencial que si bien existe es un fenómeno creado, alimentado y agigantado por el propio gobierno federal al obedecer órdenes de la Casa Blanca y el pentágono como ustedes bien lo saben.

Ahora bien, consideramos que se acerca el momento en que ustedes intelectuales filósofos, economistas, abogados, sociólogos, médicos, escritores, poetas, periodistas, moneros maestros, ¡TODOS JUNTOS, UNIDOS!, todos los que por años y años han escrito libros, análisis, ensayos y artículos en revistas y periódicos que han impartido conferencias de todo tipo y magistrales, aterricen, lleven a la práctica lo que han pregonado porque de lo que se trata es de transformar esta realidad que a todos nos lacera no sólo de describirla. Es el momento de la unidad, una necesidad histórica e inaplazable que depende de todos y cada uno de nosotros.

No se trata de que los partidos y grupos revolucionarios demos oportunidad a la vía pacífica para la transformación radical de nuestro país sino de que ustedes con su gran bagaje científico y cultural den la oportunidad al pueblo mexicano de no continuar siendo explotado y despojado de sus riquezas naturales y culturales, de no continuar muriendo “pacíficamente” de inanición por la hambruna a la que estamos siendo sometidos, de enfermedades curables, ejecutados a mansalva extrajudicialmente por un ejército federal, fuerzas armadas, aéreas, grupos policiacos y paramilitares cuyos mandos hace mucho dejaron de proteger al pueblo para cebarse en él por sus ambiciones económicas y de poder y la impunidad que los cobija desde el Estado mexicano y sus poderes fácticos.

Sabemos que ya muchos de ustedes participan de manera activa, que ha dejado de ejercer su autocensura a pesar de los riesgos que corren y hacemos un llamado a quienes no lo han hecho a que venzan sus temores para que crezca no sólo el clamor por la justicia sino la fuerza del pueblo mexicano dentro de la unidad, la fraternidad, la solidaridad y la capacidad para cambiar la injusta situación cada vez más agudizada que estamos viviendo.

La esencia de la situación que hoy estamos viviendo en México y eso ustedes lo saben, es que Estados Unidos está estableciendo una cabeza de playa en Cd. Juárez, Chihuahua, para una invasión directa a nuestro país a través de los ya archiconocidos mercenarios internacionales de la ONU, los Cascos Azules, razón por la cual en complicidad y vil obsecuencia los gobiernos priistas y panistas llevan años creando el “escenario perfecto” cuasi Hollywoodense incluida campaña propagandística comercial del duopolio televisivo mexicano.

Y no se trata de la farsa tras la cual disfrazaba el Partido Comunista Mexicano en el siglo pasado su reformismo y oportunismo sino de una real posibilidad de invasión directa cuyo avance de preparación podríamos impedir sólo si logramos unir nuestros esfuerzos, acciones y objetivo principal: preservar nuestro territorio y rescatar nuestra soberanía.

¡POR LA UNIDAD, QUE ES UNA NECESIDAD HISTÓRICA E INAPLAZABLE!
¡POR LA PRESENTACION DE TODOS LOS DETENIDOS DESAPARECIDOS!
¡POR LA LIBERTAD DE TODOS LOS PRESOS POLITICOS Y DE CONCIENCIA DEL PAIS!

¡POR LA REVOLUCION SOCIALISTA!
¡VENCER O MORIR!
¡POR NUESTROS CAMARADAS PROLETARIOS!
¡RESUELTOS A VENCER!
¡CON LA GUERRA POPULAR! ¡EL EPR TRIUNFARA!

COMITE CENTRAL
DEL
PARTIDO DEMOCRATICO POPULAR REVOLUCIONARIO
PDPR

COMANDANCIA GENERAL
DEL
EJERCITO POPULAR REVOLUCIONARIO
CG-EPR

Año 47.
República mexicana, a 3 de mayo de 2011.

por la Libertad de todos los presos mexicanos encarcelados, solo por el hecho de pensar y defender su tierra, el delito todo los sabemos es…ser Pobre

 

 

Indulto: El indulto (también conocido como perdón) es una causa de extinción de la responsabilidad penal, que supone el perdón de la pena. Es una situación diferente a la amnistía, que supone el perdón del delito, ya que por el indulto la persona sigue siendo culpable, pero se le ha perdonado el cumplimiento de la pena.
Fuente: Wikipedia, la enciclopedia libre. http://es.wikipedia.org/wiki/Indulto
Yo Alvaro Sebastián Ramírez tomo la palabra para decir lo siguiente:
Fui secuestrado por el Estado Mexicano el 15 de diciembre de 1997, el 26 de diciembre del mismo año fui presentado en prisión acusado de delitos de homicidio, terrorismo, conspiración, rebelión, acopio de armas, además de una presunta vinculación con el Ejército Popular Revolucionario.
Viví el infierno de la desaparición forzada, durante 11 días estuve sometido a largas y severas sesiones de tortura física y sicológica. Me obligaron a firmar y poner mis huellas digitales en más de 200 hojas en blanco.
Son 13 años los que llevo en la cárcel y he sido sentenciado a 29 años de prisión sin que los jueces tomen en cuenta que las confesiones fueron arrancadas en base a torturas, aún cuando las leyes mencionan que las confesiones auto inculpatorias no tienen un carácter probatorio.
Por estas graves injusticias cometidas en mi persona, Yo pregunto a quien me escucha:
¿De qué tengo que pedir perdón?
¿Perdón porque fui víctima de la desaparición forzada?
¿Perdón porque soy un sobreviviente más de la tortura?
¿Perdón por estos 13 años que llevo encarcelado?
¿Perdón porque no admito los delitos que han fabricado en mi contra?
¿Perdón porque no admito la sentencia de 29 años de cárcel?
¿Perdón por mis ideas políticas contrarias al régimen?
¿Perdón porque se me han violado mis garantías constitucionales de igualdad, legalidad y de exacta aplicación de la ley?
¿Perdón porque soy indígena y pobre?
¿Perdón porque soy de abajo y a la izquierda?
He decidido tomar en mis manos la lucha por mi libertad de una forma digna, porque me asiste la razón y la ley, es por eso que seguiremos en el camino de la lucha jurídica y política y no por la vía del indulto.
Por una libertad con Justicia y Dignidad.
Alvaro Sebastián Ramírez
Preso político y de conciencia de la Región Loxicha.
¡Presos Políticos ¡Libertad!
Penitenciaría Central del Estado de Oaxaca a 9 de diciembre del 2010.

El único medio de conservar su libertad el hombre, es estar siempre dispuesto a morir por ella

este dato, no puedo asegurar r si es verdadero, falso o falsopositivo pero creo que es interesante que lo tengan en mente; la nota original esta en ingles, se lo traducimos para mayor facilidad de lectura, dejamos la liga original y acontinuacion la traduccion

http://trib.com/news/opinion/mailbag/article_bda8fec6-339c-561f-8405-19ab98be438d.html?

Editor:
Tal vez desconocido para la congresista Cynthia Lummis y su oponente David Wendt, se informó en NPR hace unos días que el ejército de Estados Unidos tiene planes para invadir a México antes de Navidad.
Según el informe de NPR, los planes se han elaborado en el Pentágono para invadir a México, en un ataque quirúrgico, al igual que la forma en que el ejército alemán invadió los países de Francia, Bélgica, Luxemburgo y los Países Bajos en 1940, usando tácticas de guerra relámpago para neutralizar la fuerza del aire en México y el ejército.
Por primera vez, la guerra contra las drogas que está pasando en México con los responsables (dentro de nuestro gobierno federal), preocupado hasta el punto de que un voto bipartidista para aprobar una operación fácilmente deslizarse a través de ambas cámaras del Congreso.
sesiones de información altamente secreta, que dan a la situación de pánico generalizado en las ciudades estadounidenses de que la frontera de México y la amenaza real de que fuertemente armados de México cárteles de la droga en realidad traería la guerra profundamente en nuestro país, es una amenaza real de que nadie en posiciones de poder dentro el gobierno federal está tomando esto a la ligera.
Si esta guerra contra las drogas del cártel en curso entrar en el territorio de EE.UU., la amenaza de una intensa guerra de pandillas de drogas en todo nuestro país (en cada ciudad) es algo que todos se enfrentan, cada día que nuestro país no hace nada en México.
La estrategia no militar, que hemos utilizado en Irak y Afganistán no se puede permitir que tienen prioridad en la próxima invasión de México. Nuestras fuerzas armadas deben, una vez que entran a México, utilizarán todos los medios a su alcance para erradicar y destruir estos carteles de la droga y al mismo tiempo, dentro de nuestro propio territorio nacional, debe haber un esfuerzo concentrado por parte de los servicios policiales ( federales y estatales) para hacer lo mismo aquí.
Mis contactos en la frontera me han informado de que nuestras tropas ya están llegando. La invasión de México es inminente.
BLEMING THOMAS, Lusk

HAY GRINGUITOS CON TANTAS GANAS QUE LES TENGO… AQUÍ LOS ESPERAMOS CA#$%

A un año de tu muerte comandante,no hay mucha información, por lo menos no, en internet.

la cobarde accion paramilitar por parte de un pistolero, pagado por el gobierno, hoy re recordamos

con cariño y gran respeto.

llevaste una vida revolucionaria, exaltaste todos los valores revolucionarios, por amor a tu gente y tu tierra

agradecemos, tus aportes y trataremos de seguir la lucha, desde nuestras pequeñas trincheras, hasta culminar

lo que nuestros antepasados no hicieron, terminar la revolución méxicana, que mucho se dice que ‘nació muerta’

 

Hoy podemos decirle comandante que ya somos más los méxicanos,con los ojos abiertos y los oidos atentos para

el llamado justo de nuestra dignidad como pueblo, gente como usted han mantenido el fuego de insurreccion y que en

poco tiempo, se extienda como fuego devorador en contra de la oligarquia.

 

En México, exiten muchos ramiros, emilianos, jaramillos,lucios,CHE´s aun no lo saben pero esperemos se unan con su

pueblo y juntos con las unidades guerrilleras en México liberen a nuestro amado País.

HONOR Y GLORIA PARA USTED MI COMANDANTE

Esta Publicación es de la revista CONTRALINEA es muy interesante lo que nos comenta Jose Luis Sierra, estamos ante la inminente invasion de los Estados Unidos en México, estan considerando a los narcos como terroristas y se sienten “amenazado” incluso la secretaria de Estado Hillary Clinton, nos ha comparado con Colombia. ATENCIÓN la guerrilla méxicana   pelea en contra del Narcotrafico, un claro ejemplo es el ERPI tras la muerte del  comandante Ramiro.(qepd)

Revista: Contralinea

Autor:Jose Luis Sierra.

Puede ser que el nombre del embajador Henry A Crumpton signifique poco fuera de la comunidad de inteligencia de México y Estados Unidos, pero sus opiniones tienen un peso relevante: Crumpton fue agente de operaciones clandestinas de la Agencia Central de Inteligencia por más de dos décadas, encabezó las operaciones en Afganistán y luego coordinó la lucha contra el terrorismo en el Departamento de Estado.

Crumpton es uno de los civiles que desarrollan los conceptos mientras los militares los llevan a cabo. Así sucede con el término narcoinsurgencia, que Crumpton aplica para México y que tanto la comunidad civil como la militar de Estados Unidos han elegido para analizar al crimen organizado mexicano.

El exjefe de inteligencia sostiene que equiparar a los cárteles del narcotráfico con el de “grupos insurgentes” es la manera correcta de abordar el problema. La misma secretaria de Estado, Hillary Clinton, adoptó el concepto cuando habló de la “narcoinsurgencia mexicana”, igual a la colombiana, y provocó una reacción áspera en México, incluyendo el rechazo del propio presidente Felipe Calderón.

En una entrevista reciente con el Wall Street Journal, Crumpton reconoció, sin embargo, que ese concepto es “particularmente incendiario” para los mexicanos por su temor histórico a que el ejército de Estados Unidos se ponga al frente de la lucha antinarcóticos.

El problema es que la aproximación conceptual de Crumpton muerde la realidad, así sea parcialmente: los narcotraficantes mexicanos han borrado algunas diferencias estructurales que los separaban de los grupos insurgentes. Estos últimos (o lo que queda de ellos) han buscado históricamente un “territorio insurgente” que les sirva como retaguardia estratégica para organizar a sus tropas, pertrecharlas, darles entrenamiento y oportunidad de descanso, así como para ensayar nuevas formas de gobierno que incluyan “cobro de impuestos” y “sistemas de justicia” de “corte revolucionario”. La verdad es que esa quimera ha sido destruida día tras día con la saturación militar de las comunidades indígenas y rurales que simpatizan con la insurgencia.

Pero los narcotraficantes mexicanos, por su parte, sí han logrado “controlar territorio”, aunque lo logren en forma fugaz y con sus propios métodos: asesinan o atemorizan alcaldes, corrompen a la policía municipal, instalan puestos de control carretero, obligan al pago de “impuestos” mediante la extorsión, controlan los medios de comunicación locales y asesinan a los policías, militares y ciudadanos que se les opongan. De alguna manera, y aunque el control territorial nunca sea definitivo, los narcotraficantes han logrado reemplazar a los gobiernos locales y ejercer una autoridad criminal de facto.

A pesar de ello, la identidad insurgente tiene poco qué ver con la del narcotraficante. Los grupos armados mexicanos buscan derrocar al poder y modificar al Estado por la vía de la construcción de un ejército propio y un gran frente de masas que los apoye. En cambio, los narcotraficantes utilizan a sus ejércitos privados para desestabilizar y doblegar a los gobiernos locales, estatales o federal. Si los gobiernos están en contubernio o cierran los ojos, los traficantes de drogas son capaces de llevar su negocio en una paz relativa. Pero si no es así, la violencia es desmedida, desbordada.

Aunque le disguste, el gobierno mexicano ha aceptado el término narcoinsurgencia en la práctica, pues ha utilizado contra el narcotráfico la misma fuerza militar contrainsurgente que le sirvió para acabar con cuatro olas de movimientos armados en el país, desde la primera insurrección contemporánea el 23 de septiembre de 1965 con el asalto al Cuartel Madera en Chihuahua.

El Ejército unificó las luchas contra los movimientos armados en el campo y contra los grupos del crimen organizado en patrullas multipropósito que se mueven según las órdenes de los mandos militares regionales. Sobre la base de esta experiencia de militarización progresiva e intensa de la lucha antidrogas, Estados Unidos intenta llevar la cooperación militar binacional a otro nivel.

Los máximos líderes militares de Estados Unidos lo están anunciando. El almirante James Winnefeld, jefe del Comando Norte, uno de los comandos del Departamento de Defensa con los que Estados Unidos proyecta su fuerza a nivel global, ordenó recientemente un estudio de las formas de cooperación militar con México que vaya más allá del mero entrenamiento e intercambio de información. Winnefeld ya tiene a representantes de la Armada de México en el Comando Norte; ya ha logrado la participación militar mexicana en ejercicios antiterroristas, pero quiere más y no es el único.

Según el Wall Street Journal, el Departamento de Seguridad Interna que dirige la exgobernadora de Arizona Janet Napolitano está buscando, junto con la Fuerza Aérea de Estados Unidos, la tecnología más idónea para vigilar las fronteras aéreas, terrestres y marítimas con México. La utilización de aviones Predator no tripulados es el primer paso en esa dirección.

Mike Mullen, el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, es otro líder que busca nuevas formas de colaboración militar con México. Él ha mencionado que la experiencia contrainsurgente en la guerra de Afganistán puede servirle a México para combatir el narcotráfico. La tendencia reciente en los combates en ese país de Asia Central es la utilización de los aviones no tripulados Predator para arrojar misiles contra líderes Talibán. Estados Unidos tiene cuatro aeronaves no tripuladas que vigilan la frontera con México, y las Fuerzas Armadas Mexicanas ya están adquiriendo esa tecnología.

Si estos movimientos persisten, lo que veríamos al final del sexenio de Felipe Calderón y principios de la próxima administración es otra ola de militarización de la lucha antidrogas, pero ahora con un peso mayor de los recursos, tecnología y personal de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos. El presidente Barack Obama, por lo pronto, ya aprobó el envío de 2 mil tropas más de la Guardia Nacional a la frontera con México.

El equiparar a México con Colombia, y a los cárteles mexicanos con una fuerza insurgente, como lo hizo la propia secretaria Clinton, intenta crear el ambiente favorable para contrarrestar la resistencia del Ejército Mexicano a profundizar la cooperación con su contraparte estadunidense. Por décadas, los militares mexicanos han aceptado tanto la transferencia de armas como el entrenamiento castrense de Estados Unidos, pero se han resistido a expandir ese nivel de cooperación.

Crumpton está adaptando el concepto de narcoterrorismo que Estados Unidos aplicó en Perú para justificar la destrucción de Sendero Luminoso y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia por la vía militar. Sea la narcoinsurgencia un concepto viejo o renovado, el gobierno mexicano está aplicando el mismo patrón de fuerza en Ciudad Juárez, Reynosa, Monterrey, Matamoros, Gómez Palacio, Morelia y Acapulco, sin tener claro si está ganando o perdiendo las batallas contra una criminalidad difusa, extremadamente móvil, que se atomiza y se extiende geográficamente con facilidad. Ahora, Estados Unidos busca inclinar la balanza hacia el lado gubernamental, promoviendo sus propios modelos militares.

*Especialista en Fuerzas Armadas y seguridad nacional; egresado del Centro Hemisférico de Estudios de la Defensa Nacional de Washington

SIN LUCHA, NO HAY VICTORIA

Falsa Revolución
(Fidencio Escamilla Cervantes)

“Mira la tierra que te dieron, campesino:
Que poco valor a tu tenaz esfuerzo,
tú la peleaste en la revolución,
fuíste a su encuentro”.

Alguien inventó la palabra “Independencia”
Para llamar a una guerra: Revolución;
Palabra falsa. Estéril, descompuesta,
Porque aquél que la inventara,
Paseo su desvergüenza
Absorbiendo los besos de lacayos,
De hombres sin honor.

Bestias de otras naciones, vinieron
a manchar nuestra existencia,
hipnotizaron a los hombres del campo
y los llevaron a una estúpida tragedia,
les mordieron sus callosas manos
Inyectándoles rabia entre sus venas.
los envolvieron en lucha frenética,
bayoneta y fusil, muerte entre hermanos,
Mientras que ellos convivían en fiestas.

¿Dónde está mi revolución? ¡No es ésta!
no puede ser que haya parido cremas
para envolver a señoritos con riquezas,
mejillas rosadas, pelo rubio
y piel de transparencia.
¡Esta no es la revolución de Zapata!
Se la han robado, la tienen muerta.
Se la han comido poco a poco esas bestias,
¡Esas que conocemos
Y se perfuman y se peinan con esencias
Y que jamás tocaron un cañón o una escopeta!
Jamás supieron de dolor o de miseria,
Ni de angustias,
Porque ellos no brotaron de la tierra,
Nacieron de las hienas.

No es mi revolución ¡No es ésta!
Fue comprada con dólares sucios,
Producto del sudor de manos negras.
Se embarraron de tierra noble
Y aparentar así una falsa refriega;
Mataron vacas y robaron haciendas,
Fingieron una lucha inexistente
Y hoy se revuelcan en colchones de oro y seda.
¡No es mi revolución! ¡No es ésta!
Se la tragaron esos ricos de reloj
Y la escupieron en células muertas,
En pringas de sangre como cruel afrenta
A esos hombres
Que siguieron a Zapata por la selva.
¡No es mi revolución! ¡No es ésta!
Porque aquellos que ofrendaron su vida
En el fragor de las contiendas,
No han merecido un minuto de silencio
¡Ya nadie los recuerda!
Porque los héroes que aún viven
De aquellas batallas cruentas,
Hoy arrastran su dolor y su miseria
¡Para ellos no hubo recompensa!
Se la robaron los antiguos amos;
Los que nacieron con el alma negra,
Aquéllos que se alimentan con carne fresca,
Se visten de casimir usando
El último grito de la moda a la francesa.

Mientras que el débil campesino
Se alimenta de raíces y hojas secas,
Se viste con el sudor de su silueta
Y se abriga con el dolor de su impotencia.

Falsa revolución ¡Apestas!
Y ese grito es de dolor y de insolencia,
No es traición a la patria
Decir la verdad que traigo a cuestas,
Podrán decir que es blasfemia,
Pero es un grito venido desde el alma
¡Es un grito de protesta!

¡Dónde está la verdadera revolución?
La de Hidalgo y de Morelos,
La de Villa y de Zapata,
La de los hermanos Flores Magón.
No es aquella de escritorios limpios
Donde el burócrata babea y sueña;
no aquella de coches automáticos
donde funcionarios de etiqueta se pasean;
no aquella de pieles carisimas
que abrigan a una bestia con melena;
no aquella de grandes residencias
habitadas por perros sin conciencia.

¿Dónde está la verdadera revolución?
La que iniciaron Cajeme y Tetabiate en las haciendas,
La que dio insurrección a los mayas
En la blanca Mérida,
La que se pronunció contra el Valle Nacional;
La revolución que se inició en la selva;
Esa que prometió justicia al oprimido
Llevándolo de una mano a las contiendas.
Esa revolución ¡Qué venga!
No es tiempo de llorar, Ni de lanzar afrentas;
Es hora de exigir una revolución más cierta,
Es hora de aclarar las cuentas,
Es hora de exigir conciencias rectas,
¡Vamos a rescatar la patria!
¡Porque la patria… es nuestra!

Fidencio Escamilla Cervantes (Peñitas, Nayarit, 1951), profesor mexicano que retrató en su literatura el México rural con hambre y problemas cotidianos. A lo largo de sus estudios conquistó varios premios literarios en poesía y teatro. Ha publicado, entre otros, los libros Poesía, cuento y teatro (1979), Vientos de libertad (1980), Las bocas hambrientas (1981), Las manos que sudan sangre (1982), Los niños de la guerra (1983), El libro y el arado (1984), Buscando la libertad (1985). Sus textos han sido utilizados en los salones de clases mexicanos debido a sus temas infantiles, místicos, patrióticos y épicos, a la vez que pueden ser de protesta y rebeldía